El DERECHO versus COVID-19

SUMARIO: 1. Nota Introductoria 2. Dónde Estábamos Antes Del Covid-19 3. El Origen De Una Necesidad 4. ¿Cuánto Tiempo Va A Seguir Esta Forma De Vida? 5. El Humor Y El Ánimo De Las Personas 6. Desafíos (Costos / Desconocimiento) 7. De La Validez De Los Contratos Celebrados Electrónicamente 8. Los Nuevos Costos De Trabajar Desde Casa 9. El Internet, Más Valioso Que El Oro 10. Sectores En Alta Demanda 11. El Regreso A La Vida ¿Normal?  12. Home Office ¿Un Futuro Posible? 13. El Deber De Continuar 14. Lo Que Le Espera A La Justicia

1. NOTA INTRODUCTORIA

El presente escrito quizá no hubiera surgido sin la propagación del virus SARS-COV2, mismo que nos ha impelido a adoptar conductas, actitudes y sobre todo, herramientas tecnológicas para superarlo. Han habido grandes cambios en la vida del hombre, entre ellos, el descubrimiento del fuego, la invención de la rueda y el Internet, y es este último quizá el que nos proporcione una opción para prevalecer sobre la pandemia del COVID-19. En este artículo abordaremos desde un punto de vista jurídico, la irrenunciable realidad de acontecer El Derecho versus COVID-19.

2. DÓNDE ESTÁBAMOS ANTES DEL COVID-19

El inicio de un nuevo año es para muchos la oportunidad de comenzar de  nuevo y el inicio del 2020 no fue la excepción, sin embargo, éste año tenía otro factor que invitaba al mundo a comenzar con mayor entusiasmo el nuevo año. ¿Cuál era el factor? El inicio de una nueva década. Equivocadamente, comenzó a circular en distintas redes sociales que el año 2020 sería el inicio de una nueva década, por otro lado, la Real Academia Española desde su cuenta oficial de Twitter[3] se pronunciaba al respecto,  «cada década comienza en un año acabado en 1 y termina en un año acabado en 0. Así, la primera década del siglo XXI es la que va de 2001 a 2010; la segunda, de 2011 a 2020, etc.«[4] . 

Lo anterior no fue impedimento para que el mundo iniciará el 2020 con toda la actitud para emprender nuevos proyectos, fijar nuevas metas, planear viajes y un sin fin de propósitos.

Para el año 2020 (y por supuesto que al día de hoy) la tecnología ha creado grandes herramientas que facilitan nuestras actividades cotidianas. Dos de los mayores logros que han permitido el uso de las tecnologías es, la comunicación en segundos de dos o más personas localizadas en distintos puntos en el mundo, y como consecuencia de la comunicación, la capacidad de mantener informada a las personas sobre todo lo que pasa alrededor. 

La gente desarrollaba sus actividades del día a día con facilidad y sin complicaciones extraordinarias, como ir al trabajo, a la escuela, al súper, disfrutar del cine, del teatro, de conciertos, organizar fiestas y reuniones, se planeaban viajes, festivales internacionales, eventos académicos y reuniones diplomáticas. Inclusive, algunas de estas actividades se han reinventado con el uso de la tecnología.

El mundo giraba, sin embargo, no estábamos preparados para lo que venía. A finales del año 2019, al otro lado del mundo, en la Ciudad de Wuhan en China, el virus COVID-19 comenzaba a esparcirse tomando tal fuerza que el día 11 de marzo del 2020 la Organización Mundial de la Salud declaró una Pandemia como consecuencia de su propagación a nivel mundial. Una de las medidas para evitar el contagio del virus es mantenernos en aislamiento, con el mínimo contacto humano posible. Así fue como cientos y miles de empresas, escuelas y fábricas comenzaron a cerrar sus puertas, fiestas y reuniones se cancelaron, así como eventos musicales, internacionales y académicos. El mundo giraba… ¡y sigue girando!

3. EL ORIGEN DE UNA NECESIDAD

Antes de la Pandemia las personas seguían su rutina del día a día, se habían adaptado a las condiciones que el entorno les extendía. Si un día amanecía lluvioso, la gente se encontraba en la necesidad de usar botas o zapato cerrado y salir con paraguas en mano para evitar mojarse, se adaptaban al clima lluvioso. 

Claro que adaptarse a la situación por la que estamos pasando no se compara a un día lluvioso, lo cierto es que las condiciones de nuestro contexto han cambiado, por lo tanto nuevas necesidades han surgido y el satisfacerlas nos llevarán a adaptarnos a la situación que atravesamos. 

El 31 de marzo se emitió el «ACUERDO por el que se establecen acciones extraordinarias para atender la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV2.«[5], por el cual se suspendían todas las actividades no esenciales con el fin de disminuir el contagio del virus. Las actividades esenciales seguirán trabajando pero con apego a las medidas preventivas. Si bien, algunas empresas cerraron físicamente sus puertas, no había excusa para no mantenerse activas en el mundo digital.

Nuestro contexto ha cambiado y como hemos mencionado en el apartado anterior, las herramientas tecnológicas han renovado algunas actividades que realizamos como parte de nuestra rutina, es el momento idóneo para comenzar a adoptarlas (las herramientas tecnológicas) con mayor actitud a nuestra rutina, pues, además de facilitarnos la vida, son ahora parte de la solución para adaptarnos al panorama del día de hoy, en ellas encontramos el cómo satisfacer las nuevas necesidades que han surgido a consecuencia de la Pandemia. 

4. ¿CUÁNTO TIEMPO VA A SEGUIR ESTA FORMA DE VIDA?

Al momento de escribir el presente artículo -25 de abril de 2020- hay una incertidumbre generalizada respecto al avance de la pandemia en nuestro país -México-, tampoco existe información precisa sobre el regreso a las actividades “normales”[6], es preciso decir que quizá dicha normalización ya no ocurra, debido a que si la contención de la enfermedad es difícil -considerando la inobservancia por la población general a las medidas preventivas-, se ve más lejano aún un punto de erradicación de la misma.

Aprovecho para hacer un análisis de las causas de inobservancia de las medidas preventivas contra el COVID-19, lo cierto es que la realidad económica y social de la mayor parte del sector trabajador de a pie, no cuenta con recursos suficientes para enfrentar la pandemia desde su casa, ellos se enfrentan a una realidad de pasar hambre o enfermarse, y por instinto y al no haber otra posibilidad para la gran mayoría de esas personas, salen a las calles.

5. EL HUMOR Y EL ÁNIMO DE LAS PERSONAS

He notado algunos cambios en el humor y en el ánimo de las personas, es innegable que los acontecimientos trascienden a nuestras emociones, a veces sintiéndonos víctimas comunes, pero al mismo tiempo sintiéndonos solos para enfrentar la pandemia, cada uno a sus propias posibilidades.

Sumemosle a la tragedia las Fake News que circulan por las redes sociales, que adquieren su enorme potencial de la cercanía que tienen a una “posible”[7] realidad, hecho que las hace tan fácilmente creíbles.

Considero lo anterior, la causa del cambio en los pensamientos de las personas, en esa sensación de encierro que no nos permite ver una oportunidad en la estancia en casa. Desde una visión optimista creemos que es un buen momento de construir una nueva forma de vida, viendo como algo positivo aquello que la pandemia nos obligó a soltar.

6. DESAFÍOS (COSTOS / DESCONOCIMIENTO)

Algunos de los desafíos más importantes son los costos económicos, no solo por lo que se dejó de percibir, sino por lo que se requerirá invertir para continuar con las actividades económicas, en específico queremos exponer los precios de las plataformas para la formalización de los contratos que requieren las empresas para conservar la seguridad jurídica de sus operaciones.

También es importante considerar que las empresas son de diversos tamaños y para algunas estos costos representarán una verdadera inversión, también hay personas físicas que requieren la formalización de contratos, y a todos se les sumará el reto de aprender a usar las plataformas.

7. DE LA VALIDEZ DE LOS CONTRATOS CELEBRADOS ELECTRÓNICAMENTE

Como abogados nos sentimos obligados a orientar al público al respecto. El Código Civil Federal desde el año 2000 contempla la validez del consentimiento cuando éste sea emitido por medios electrónicos, ópticos o por cualquier otra tecnología[8]. Así también el Código Civil[9] aplicable en la Ciudad de México -recientemente reformado- reconoce a estos medios como válidos para otorgar el consentimiento.

Por lo que pueden tener la certeza de que los contratos firmados electrónicamente son válidos.

8. LOS NUEVOS COSTOS DE TRABAJAR DESDE CASA

Una de las salidas que tomaron las empresas para seguir operando fué el adoptar el modelo de home office[10], pero este modelo implica un cambio en la distribución de los recursos de los trabajadores que tienen la oportunidad de implementar este modelo de trabajo, tenemos dos factores evidentes a considerar: 1) El primero es que no requerirán realizar gastos de transporte -la gran mayoría viajan en transporte público y los menos en transporte privado-; y 2) El segundo es que tendrán que gastar más dinero en los recibos de luz e internet, los cuales son insumos básicos para poder ejecutar este modelo de trabajo. 

Aquí nos detendremos a hacer una pequeña reflexión sobre la legislación laboral actual, respecto del salario y la obligación del patrón de proporcionar las herramientas de trabajo. Es oportuno indicar que la presente reflexión no tiene el objeto de emitir una opinión jurídica o asesoría jurídica para el lector, ni es aplicable a un caso concreto, en caso de requerir los servicios de un profesional del derecho deberá contactarlo directamente para que este le preste sus servicios en el particular.

Antes de iniciar, debemos dejar claro que el origen de esta reflexión es una situación extraordinaria, hablamos de la pandemia, dicho lo anterior entramos en materia. Comenzando por el salario y su finalidad, tomaremos la definición contenida en el artículo 90 de la Ley Federal del Trabajo que a la letra dice: “El salario mínimo deberá ser suficiente para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos”, extendiendo dicha definición a cualquier salario por encima del mínimo, podemos considerar que la finalidad del salario cualquiera que sea su monto, es la de cubrir las necesidades de familia, ahora bien, si este salario se ve afectado -como ya lo dijimos con anterioridad, por una causa extraordinaria- porque ahora son más los gastos que tiene que satisfacer -tarifas de electricidad e Internet- para poder solventar el modelo de trabajo conocido como home office, debemos hacernos la pregunta ¿existe alguna obligación de incremento salarial por parte del patrón o inclusive un subsidio por parte del Estado -ya que la causa extraordinaria también afecta al patrón? Es inconcuso que se modificaron las condiciones originales en que tuvo origen la relación de trabajo y por consiguiente el monto de los gastos que se solventan con el salario. 

Hay una situación adicional a considerar, la Ley Federal del Trabajo en su Artículo 132, fracción III establece que es una obligación del patrón “Proporcionar oportunamente a los trabajadores los útiles, instrumentos y materiales necesarios para la ejecución del trabajo, debiendo darlos de buena calidad, en buen estado y reponerlos tan luego como dejen de ser eficientes, siempre que aquéllos no se hayan comprometido a usar herramienta propia. El patrón no podrá exigir indemnización alguna por el desgaste natural que sufran los útiles, instrumentos y materiales de trabajo” de esta disposición se puede inferir que, es obligación del patrón proporcionar los instrumentos y materiales necesarios, entres los cuales podemos incluir el suministro eléctrico y telecomunicaciones necesarias, para ejecutar el trabajo, recordamos que nacen de una situación extraordinaria, pero a pesar de ello el patrón sigue recibiendo el beneficio de la ejecución de los trabajos de sus empleados, lo anterior nos hace preguntarnos ¿Es obligación del patrón proporcionar el suministro de energía eléctrica e Internet -considerando la obligación de buena calidad podría esperarse una conexión de altas velocidades que garanticen la conexión suficiente para el desempeño de los equipos de computo- a sus empleados? hacerlo de esta manera trasladaría toda la carga de las nuevas condiciones al patrón -recordemos que también es un afectado de los efectos de la pandemia-. Consideramos que la mejor opción sería, una vez que se tenga una definición sobre las condiciones que prevalecerán al término de la contingencia para el home office, incluir una cantidad adicional que permita al trabajador no asumir solo el gasto de los insumos necesarios para ejecutar su trabajo en las nuevas condiciones. 

9. EL INTERNET, MÁS VALIOSO QUE EL ORO

El Internet es ya parte de nuestras vidas que no imaginamos nuestro día a día sin él y sus beneficios, pero qué pasaría si la demanda creada por la contingencia del COVID-19, saturara los servidores y no fuera posible seguir desempeñando el home office o inclusive, que pasaría -quizá sea más probable- que las personas encargadas de asegurarse que los servicios funcionen se vieran contagiados por esta grave enfermedad, lo más posible es que tendríamos la misma consecuencia de perder la posibilidad de realizar home office, y si este escenario se diera, nos veríamos obligados a desobedecer -todavía más- las medidas preventivas ante el COVID-19, habría la necesidad latente de salir a las calles para buscar inclusive la forma de comunicarnos.

Creo que esta situación hace que cualquier ataque DDoS[11] parezca un crimen de lesa humanidad, nuestra legislación prevé el castigo para estos tipos de cibercrímenes, pero lo cierto es que cuando se establecieron las penas no se pensó en condiciones delicadas de funcionamiento de dichos sistemas, quizá pensamos que nunca pasaría. Pero ya nos encontramos en los hechos, y también en el riesgo de ante un ataque a los sistemas de perder el Instrumento que nos está permitiendo continuar nuestro día a día en tiempo de COVID-19. 

10. SECTORES EN ALTA DEMANDA

Es cierto, no todo es caos y preocupación, con cada cambio viene una oportunidad, y al parecer es la oportunidad de los e-commerce, las empresas de logística y plataformas SaaS[12]. El e-commerce se verá fuertemente impulsado por la demanda del público que requiere bienes muebles para su consumo, un claro ejemplo de esto son los supermercados que cuentan con tiendas en línea y se valen de servicios de logística (mensajería y entregas a domicilio) para hacer llegar dichos bienes a sus compradores, o algunos haciendo uso de un formato híbrido permiten al público consumidor realizar todas sus compras en línea para que después los consumidores acudan a recoger sus compras en bahías de entrega -como lo hacen algunas cadenas de comida rápida-. Por lo que hace a las empresas de logística, es clave y evidente su participación, pues han sumado a sus operaciones todas aquellas gestiones que la población en cuarentena dejó de hacer por sí misma. Las plataformas de servicios digitales, han incrementado sus suscriptores, por la simple y sencilla razón que el ser humano busca la interacción y el esparcimiento por los medios que tiene a su alcance y para estas plataformas es clave poner sus servicios al alcance de cualquier celular.

Quiero hacer evidente un sector del cual sus servicios están yuxtapuestos a los enunciados en el párrafo anterior, y este sector es el bancario, dicho sector adquiere su protagonismo al verse reducidos los canales de pago de servicios, pues antes del COVID-19 cualquier persona podía comprar claves de suscripción a servicios (son como tarjetas de tiempo aire) y pagarlas en efectivo, o simplemente realizar depósitos a las cuentas del proveedor o incluso a plataformas de pago que no requieren la contratación de un servicio financiero ni proporcionar documentación alguna, bastaba simplemente tener un usuario y contraseña para administrar esos fondos depositados en efectivo. Con la medida preventiva anunciada como #QuedateEnCasa es consecuente la disminución de los pagos en efectivo por los Servicios Digitales, y ello trasciende en que el público consumidor requiera de un mecanismo de pago para sus servicios, necesidad que es cubierta por las Instituciones Financieras que permiten aperturar cuentas de forma remota o no presencial. Lo anterior, está impulsando a la población no bancarizada a bancarizarse o si ya lo estaba a habilitar el uso de los medios electrónicos para realizar sus pagos.

11. EL REGRESO A LA VIDA ¿NORMAL?

La Pandemia por el CODVID-19 y las consecuencias que trae consigo están marcando un antes y un después en la historia humana,  definitivamente no regresaremos a la vida “normal”, y más allá de volver a la “normalidad”, el paso siguiente es, siempre que se trate de buenas prácticas, adoptar todas aquellas herramientas que nos permitieron no dejar de realizar nuestras actividades, seguir conectados al mundo para continuar con nuestras actividades en la distancia.

Justamente, a consecuencia de la pandemia nuevas plataformas y aplicaciones se han creado, personas que no veían la posibilidad o no tenían la iniciativa para crear proyectos dentro del mundo digital ahora se han aventurado a crear contenidos o hacer uso de las plataformas para facilitar sus tareas. Ejemplo de lo anterior es el gremio de los profesores, cierto porcentaje de ellos no cuentan con grandes conocimientos en el manejo de las plataformas como Google Classroom[13],y hasta hace unos meses tampoco era de su interés, perolo anterior no fue un obstáculo para comenzar a hacer uso de la plataforma, hay quienes incluso se atrevieron a crear sus canales en YouTube[14]y comenzaron a crear contenido como material de apoyo para sus alumnos.

Este tipo de actividades y actitudes en medio de la Pandemia son las que no podemos dejar atrás, que poco a poco encuentran un lugar en nuestras vidas y que van encaminadas a seguir adelante.

12. HOME OFFICE ¿UN FUTURO POSIBLE?

La decisión de realizar home office fue para algunas empresas una decisión que no implicaba ninguna complicación, ya que llevan años (que son las pocas empresas) o meses implementando esta medida, para otras empresas no sólo es una decisión difícil, sino que incluso es poco rentable, al no contar con los recursos y equipos suficientes para sus colaboradores. 

Mientras algunas empresas impulsan el home office, otras no veían la posibilidad de implementarlo como una forma de trabajo, pero, a la inminente llegada de la contingencia sus opciones eran escasas, implementar home office o suspender completamente sus actividades por un tiempo indeterminado, y claramente nadie quiere suspender sus actividades. 

Lo que antes no tenía posibilidad hoy fue una opción, la mejor de ellas incluso, la cuestión consiste ahora en ¿cuánto tiempo permanecerá? ¿acaso llegó para quedarse? o ¿será momentáneo mientras la contingencia se levanta? Para ser honestos no es una respuesta que tengamos a la mano, ni mucho menos que podamos predecir, ya que es una situación que no está en nuestras manos, no está en manos de los cientos de trabajadores que podrían desempeñar sus actividades en home office sin complicaciones. 

Lo único de lo que tenemos certeza es del nombre de la puerta que ha abierto esta situación, ¿su nombre? oportunidad. Si las empresas han permitido implementar esta medida para mantenerse activas, los colaboradores tienen la oportunidad de demostrar que la empresa sigue funcionando y operando con “normalidad”, sin contratiempos o excusas derivadas del home office, tienen la posibilidad de demostrar que son igual o incluso más eficientes que si estuvieran laborando en la oficina, la oportunidad de demostrar que resulta rentable esta forma de trabajo (aunque esta situación no dependa del trabajador), la oportunidad está, quien la aproveche e impulse podría tener buenos resultados.

Tomemos en cuenta que no todo recae en los trabajadores, las empresas también tienen la oportunidad de practicar y experimentar, puesto que, al implementar el home office, con toda seguridad podrán mantenerse activas durante las contingencias que se susciten (siempre en la medida de lo posible), es decir, estarán prevenidas.

13. EL DEBER DE CONTINUAR

Es crucial el momento que atravesamos, hoy más que nunca resultan desoladoras las noticias en los medios de comunicación y gran parte de los sectores se ven arrastrados por el CODVID-19.  La idea de que la mejor medida de prevención ante el virus es permanecer aislado, resulta molesta para quienes pueden permanecer en cuarentena, y preocupante, para quienes por sus actividades y condiciones no pueden permanecer en casa.

La tecnología siempre ha facilitado la vida del hombre, gracias a ella podemos seguir en comunicación con nuestros seres queridos, entablar una conversación en vivo por video llamada, ver una película en una plataforma digital, escuchar el último álbum de tu artista favorito,  aprender un nuevo idioma,  visitar museos virtuales y  cientos de actividades más. 

Podemos trabajar sin complicaciones desde nuestra casa, incluso aquellas profesiones en las que parecía imposible que se llevarán a cabo, tales como la telemedicina, la terapia online, consultas nutricionales online, y por supuesto, consultoría jurídica online. Cada una de estas actividades pueden llevarse a cabo desde casa, siempre y cuando, se cuenten con las herramientas necesarias para cada una de ellas, podría tomar una consulta médica o podría firmar un contrato con validez jurídica, ambas actividades sin la necesidad de salir de casa. 

No todo está perdido, entre más rápido adoptemos las herramientas que nos ofrece la tecnología para continuar nuestra rutina, más fácil será, claro, siempre de la mano del sentido humano.

14. LO QUE LE ESPERA A LA JUSTICIA

Han escuchado la frase: “El mal nunca duerme” pues la justicia tampoco debería de hacerlo, si lo hiciera perdería la batalla, es preciso tener en cuenta y estar pensando ¡desde ya! en las consecuencias de declarar la suspensión de plazos y términos legales en los órganos de impartición de justicia, dichos órganos ya estaban rebasados -sin olvidar los tribunales administrativos- por los volúmenes de trabajo y cada día que pasa hace que se acumule todavía más, todas las peticiones de justicia que no han sido presentadas o atendidas regresarán a los órganos de justicia en avalancha al momento de levantar la contingencia, para evitar un casos POS-CODVID-19 es indispensable pensar en la forma de habilitar a los tribunales para que desahoguen los asuntos en curso y comiencen a recibir nuevos, así como tener en cuenta dotarlos de mayor personal una vez levantada la contingencia, de no hacerlo ahora, el caos por la justicia sería la siguiente contingencia del país.

[1] Licenciado en Derecho por la Facultad de Derecho, Universidad Nacional Autónoma de México.

[2] Abogada en proceso de Titulación por la Facultad de Derecho, Universidad Nacional Autónoma de México.

[3] Red social.

[4] NATIONAL GEOGRAPHIC EN ESPAÑOL, ¿Empieza una nueva década en 2020?, https://www.ngenespanol.com/el-mundo/empieza-una-nueva-decada-en-2020/ [consulta: 26 marzo, 2020]. 

[5] DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACIÓN, ACUERDO por el que se establecen acciones extraordinarias para atender la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV2., https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5590914&fecha=31/03/2020, [consulta: 26 abril, 2020].

[6] Me refiero al levantamiento de las medidas de sana distancia.

[7] Me refiero al uso de argumentos que parecen válidos pero no lo son. 

[8] Código Civil Federal. Artículo 1,803. (REFORMADO, D.O.F. 29 DE MAYO DE 2000) (REPUBLICADO, G.O. 30 DE MAYO DE 2000)

[9] Código Civil para el Distrito Federal. Artículo 1,803 (REFORMADO, G.O. 9 DE ENERO DE 2020)

[10] Trabajo en casa.

[11] En seguridad informática, un ataque de denegación de servicio, es un ataque a un sistema de computadoras o red que causa que un servicio o recurso sea inaccesible a los usuarios.

[12] Software como un Servicio, son aquellas plataformas que prestan servicios de suscripción a sus aplicaciones.

[13] Plataforma educativa gratuita.

[14] Sitio web para compartir vídeos.

Escrito por: Augusto MENESES
Abogado Consultor en Tecnologías de la Información.

En COAUTORÍA con: Jovana Afrodita MARTINEZ RAMIREZ
Abogada en proceso de Titulación por la Facultad de Derecho, UNAM, con inclinación al Derecho de las Tecnologías de la Información.